Blog dedicado a tratar temas sobre electrónica y disciplinas asociadas, así como actualidad de manera clara y sencilla.
Bienvenido a Electrónica Radical. Suscribete al Feed para recibir la información publicada en tu correo electrónico.

febrero 22, 2017

Heinrich Rudolf Hertz

Heinrich Rudolf Herz
Heinrich Rudolph Hertz, físico alemán, nació en Hamburgo, el 22 de febrero de 1857. De joven abandonó los estudios universitarios de ingeniería en la Universidad de Munich para dedicarse al estudio de la  física en la Universidad de Berlín, bajo la tutela de Hermann von Helmotz, uno de los más afamados físicos de la época, con el que comenzó a trabajar después en 1880, como asistente, en el Instituto de Física de Berlín.

Desde 1883 Hertz comenzó a interesarse en los estudios realizados diez años antes por el científico escocés James C. Maxwell acerca del electromagnetismo. Basándose en ecuaciones matemáticas de Maxwell, instruyó la existencia de las ondas electromagnéticas, aunque nunca pudo comprobar en la práctica si sus predicciones eran ciertas.

Por su parte Hertz, por medio de un oscilador elemental que él mismo había construido y apoyado en las investigaciones que realizaba en el laboratorio de Karlsruhe, pudo demostrar en la práctica que las predicciones de Maxwell eran ciertas y que las ondas electromagnéticas no sólo se propagaban a través del espacio, sino que poseían también propiedades de reflexión, difracción, refracción, polarización e interferencia. Incluso llegó a comprobar que se propagaban a la misma velocidad de la luz, es decir, a 300 mil kilómetros por segundo, descubriendo que tanto la luz como el calor constituían, igualmente, radiaciones electromagnéticas. Sin embargo, Hertz no llegó a imaginar en ningún momento la importancia que tendría en el futuro el resultado de sus investigaciones para las transmisiones inalámbricas, pues en ese momento no le encontró aplicación práctica a su descubrimiento.

En 1889 Hertz fue nombrado profesor de física de la Universidad de Bonn, donde continuó realizando investigaciones relacionadas con descargas eléctricas en gases enrarecidos. Otro de sus descubrimientos fue el efecto fotoeléctrico.

Las telecomunicaciones deben su existencia a este científico y es por ello por lo que, como homenaje, la comunidad científica dio su nombre a la unidad de frecuencia (el hertz o hercio, Hz), decisión que en 1930 tomó la Comisión Electrotécnica Internacional.

Su brillante carrera quedó truncada. Hacia 1889 comenzó a tener graves problemas de salud y, aunque inicialmente no interfirieron con su trabajo, finalmente murió, a los 36 años, en Bonn (Alemania).

Fuentes:
Asi funciona - Enlace: https://goo.gl/07RMY6
Wikipedia - Enlace: https://goo.gl/zMw5W9

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario!